Pascua… Pascua… Pascua

En estos días ha circulado en las redes sociales un texto que explica el significado de la palabra PASCUA. Efectivamente, PASCUA es PASO. Pasar de la esclavitud a la libertad, de la muerte a la vida. Entonces, se nos propone pasar de la indiferencia a la solidaridad, del miedo a la valentía, de la resignación a la acción, etc. Esta propuesta es muy buena, nos incentiva a cambiar de rumbo, a crecer como personas, a intentar la mejor versión de nosotras mismas; pero, ninguna de nosotras hoy se ha levantado repentinamente más solidaria, valiente, activa, amorosa… Y es que muchas veces hacemos buenos propósitos y esperamos soluciones casi mágicas.

Tan solo basta con leer Éxodo 3:7-10 o Éxodo 6:1-8 para ver el comienzo de la Promesa de liberación en boca de Yavé, y que no se cumplirá, por lo menos, hasta el capítulo 14 con la efectiva salida del pueblo de Egipto rumbo a la Tierra Prometida. La lectura de estos capítulos nos demuestra que con mucho esfuerzo, tiempo y voluntades comunitarias es posible la liberación.

De la misma manera, en el Nuevo Testamento, Jesús recorre un largo camino hasta llegar a la resurrección. Si miramos, por ejemplo, el evangelio de Marcos ya desde el capítulo 14 se narran las idas y vueltas, la violencia ejercida contra Jesús y sus padecimientos que culminarán en la muerte para luego resucitar.

¿Qué aprendemos de estos textos bíblicos? Que la liberación, la Vida, la solidaridad, la valentía,  y todo aquello que nos propusimos en este tiempo pascual es un paso, pero no un paso inmediato o un solo paso… es un paso a paso, es un camino que vamos recorriendo ardua y trabajosamente. Son muchos pasos. Por eso celebramos la Pascua cada año. Para volver a reeditar nuestros anhelos, para renovar la esperanza, para seguir construyendo más vida, para buscar nuevas estrategias liberadoras. La historia de un pueblo y la historia de Jesús de Nazaret nos inspiran.

La fiesta de la Pascua nos invita a comenzar o a retomar el camino, a seguir andando, a seguir intentando, a seguir creyendo que es posible. Pascua es paso, ¡no te desanimes! Somos muchas las que caminamos y queremos acompañarnos en este andar. La Pascua nos impulsa a muchas otras Pascuas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s